955.314.551
671.032.478
info@potencia-t.com

¿De verdad necesito un plan de negocio?

La primera consultora estratégica a tu alcance

Cuando un marino desea trazar una ruta para llegar a su destino, lo primero que hace es coger su sextante, o, en los tiempos actuales consultar su GPS, ya que para poder fijar el camino a seguir es fundamental que sepa exactamente dónde se encuentra.

Si creemos que esto está lejos de nuestro día a día, hagamos un poco de memoria, ¿cuántos de nosotros al bajar al parking de un centro comercial a buscar el coche no hemos tenido que tomarnos un momento y mirar alrededor para situarnos?

Este principio es válido en muchos aspectos de nuestra vida, simplemente pensemos en el acto de ir a hacer la compra de la semana, ¿no es cierto que antes de ir consultamos, aunque sea de memoria, el saldo de nuestra cuenta corriente para asegurarnos que podemos hacerlo?

Ahora bien, si saber dónde estamos es tan importante para nosotros en el día a día, ¿por qué nos preocupa tan poco saber dónde se encuentra nuestra empresa antes de tomar decisiones?, ¿por qué pensamos que podemos elegir bien entre varias alternativas cuando ni siquiera sabemos a ciencia cierta que terreno pisamos?

Lo único que se nos pide como empresarios es que seamos responsables y usemos el sentido común, y qué demuestra más sentido común que conocer exactamente dónde nos encontramos antes de tratar de llegar a ningún sitio.

Pero ¿cómo lo hacemos?… para saber dónde se encuentra una empresa existe una poderosa herramienta: el Plan de Negocio cuya función es decirnos dónde estamos y establecer las acciones necesarias para llegar allí donde queremos llegar.

A grandes rasgos un plan de negocio tiene los siguientes apartados:

  • Establecimiento de la misión de la empresa.
  • Establecimiento de los objetivos a conseguir.
  • Análisis DAFO
  • Determinación de estrategias, metas y planes de acción.
  • Presupuestos.

… Y no, aunque suene duro, el no tengo tiempo no es una excusa válida, recuerda que el cementerio de las empresas está lleno de empresarios que no tuvieron tiempo para levantar la cabeza y tratar de ver hacia donde se dirigían.

El plan de negocios se convertirá en tu guía cuando las cosas se pongan difíciles y no veas el camino con claridad, al igual que la brújula se convierte en la guía del navegante cuando se levanta la niebla, porque cuando surgen dificultades raramente tenemos tiempo para pensar con claridad los pasos a dar, por lo que es en esos momentos cuando tener un curso de acción pensado de antemano nos permite reaccionar de forma certera e inmediata para salvar la situación.

Compartelo en tus redes